La bombilla de las ideas locas

Bombilla de las ideas locas

Bombilla de las ideas locas

Todo dibujante, escritor o inventor de cachivaches sabe que tarde o temprano la bombilla de las ideas se apaga. Y aunque muchos piensan que solo a la leña de un buen fuego le cuesta encenderse de nuevo después de caerle una paella a medio hacer encima, a las bombillas de las ideas también les cuesta reencenderse. Al principio, parece que parpadeen como diciendo: “¡Estoy aquí y aun funciono!”; pero, al cabo de un rato, deja de parpadear y por más que le insistas al interruptor no se enciende, ni siquiera una chispa.

Por suerte es cuando pasa un buen rato desde que dejó la bombilla de las ideas de dar luz que al pinta monas, cuenta palabras o creador de trastos de dudosa utilidad se le une algún transeúnte desocupado que le indica con mucha sabiduría: “Eso va ha ser la junta la trócola”.

Y a pesar de que el señor de turno sigue apuntando ajustes que aquí o allá podría hacer el garavateador, acecha tildes o manitas la bombilla de las ideas no se encenderá. Pero entre tanta charlatanería tarde o temprano el artista fallero, maestro calígrafo o aprendiz de Leonardo verá aparecer a un individuo de lo más peculiar.
Este irradia una luz inquietante, salta de un lado a otro cuál ardilla voladora de un árbol a otro y sobre todo es muy rápido. Es en el trote y la velocidad que deja a su paso en los ojos del que lo observa una luz parpadeante que tarda en marchar. Es sin dudarlo, el individuo más extraño y apreciado por todo dibujante, escritor o inventor ya que es gracias al flash que produce al pasar cuando las obras más irreverentes y alocadas ven la luz a manos de estos personajes.

Por eso siempre que se apaga la bombilla de las ideas solo quiere decir que la bombilla de las ideas locas está por aparecer y todo buen artista, cuenta cuentos o trasteador esperará impaciente con un buen cazamariposas a que pase para atrapar ese pequeño flash que deja al pasar.

 

2 thoughts on “La bombilla de las ideas locas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *